Cuando nació Unikamarisa

Unikamarisa nació en 2009 en un pequeño apartamento en el Barrio de Gracia en Barcelona. Pero yo no la conocí hasta principios del 2010. Había estado esperándome, escondida, en el centro de Iowa. En Marzo del 2010 volé a Fairfield por primera vez. Fairfield es un pueblecito muy especial en el Estado de Iowa (USA), donde estaba estudiando Rubén, mi novio por aquel entonces. Junto a Rubén me esperaban un grupo de amigos y amigas que pronto se convirtieron en parte de mi familia. Miryam, la otra española del grupo ( que ahora es casi hermana) me comenzó a llamar “Marisa” con esa gracia Vallisoletana que le caracteriza y pronto, entre broma y broma, Marisa se convirtió en una más, un ente con vida propia, que siempre estaba presente cuando nos juntábamos las chicas. Hablábamos de ella, le pedíamos ayuda en los momentos bajos e incluso invocábamos entre risas su energía femenina cuando la necesitábamos en algún proyecto importante. Fueron tres meses maravillosos e intensos que le dieron la vuelta a mi vida. Cuando volví a España tres meses después me di cuenta de que, aunque aquí todo seguía igual, la  esencia de Marisa había calado en mí, había vuelto conmigo a España y que desde entonces yo nunca volvería a ser la misma. Había descubierto que una mejor versión de mi misma era posible.  El simple hecho de haberla descubierto y ser consciente de ella me hacía única. Desde entonces me inspira, me motiva y me cuida siempre que lo necesito. Es la que me ayuda a comunicarme con el mundo. Me hace Feliz. Es mi esencia más pura, por eso es unika, pero también es la de todas las mujeres, la fuente desde donde todo nace, la esencia de la creatividad y el amor incondicional. Comencé a escribir en su nombre y poco a poco, me convertí en ella.